Dengue, Sarampión y actualización profesional

13 de marzo de 2020

El pasado sábado 7 de marzo, una gran cantidad de colegas participaron de la Jornada de actualización sobre Dengue y Sarampión organizada por el CFLP y que estuvo a cargo de la Doctora Silvia González Ayala, profesora titular de la cátedra de infectología de la UNLP.

Cabe destacar que ambas enfermedades se están propagando con fuerza en el último tiempo en todo el país (a pesar de haber sido erradicadas de nuestro territorio a lo largo de la historia) y por supuesto la ciudad de La Plata no se encuentra exenta. Según los últimos datos difundidos se registraban 118 casos de sarampión en la provincia de Buenos Aires y 152 contagios por dengue también en territorio bonaerense.

Es por eso que consideramos tan importante que todos los colegas se encuentren informados porque sabemos que una correcta comunicación con los pacientes es indispensable para colaborar con el trabajo que las carteras sanitarias se encuentran desarrollando.

Al ser consultada en este sentido, la doctora Silvia González Ayala destacó que “el rol de los farmacéuticos comunitarios es central porque conocen a la población del barrio, son absolutamente confiables y en general el primer lugar donde van a preguntar o a pedir orientación los pacientes, es en la farmacia. Es por eso que este tipo de actualizaciones tienen mucha importancia porque les permite brindar la información adecuada a los vecinos”. Además, aprovechó la ocasión para felicitar al CFLP y a todos los asistentes “por la inquietud y la participación en esta capacitación”.

Entre los puntos centrales del rol farmacéutico además de brindar información, es central desaconsejar la automedicación, promover la consulta médica y esencialmente orientar. También, hablar sobre las medidas higiénicas es muy importante: lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón en la forma correcta, no tocarse la cara, higienizar las superficies, protegernos con el pliegue del codo al toser o estornudar. Debemos remarcar eso en cada contacto porque la educación para la salud es central en todos los casos”, aseguró.

Dengue, un repaso…

El dengue es una enfermedad infecciosa causada por un virus del género Flavivirus transmitida por  su vector principal: el mosquito Aedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas (las personas infectadas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas).

El Aedes aegypti es una especie principalmente diurna, con mayor actividad a la mañana (de 6 a 8 hs) y poco antes de oscurecer. Vive y deposita sus huevos en el agua, donde se desarrollan sus larvas (en los alrededores o en el interior de las casas). Estos mosquitos, habitualmente no se desplazan a más de 100 m por lo que es muy fácil determinar las zonas de circulación  para hacer un bloqueo de la especie (9 manzanas).

Después de un período de incubación de la enfermedad (entre 4 y 10 días), aparece un cuadro viral caracterizado por fiebre de más de 38 °C, dolores de cabeza, dolor retroocular y dolor intenso en las articulaciones y músculos (por eso se le ha llamado “fiebre rompehuesos”), inflamación de los ganglios linfáticos y erupciones en la piel puntiformes de color rojo brillante, llamada petequia, que suelen aparecer en las extremidades inferiores y el tórax de los pacientes, desde donde se extiende para abarcar la mayor parte del cuerpo.

A pesar de que no existe un medicamento específico para tratar esta enfermedad, actualmente sí existe un tratamiento basado en las manifestaciones clínicas que han demostrado reducir la mortalidad. Es en este contexto, que los farmacéuticos tenemos un rol central a la hora de informar y orientar con medidas de prevención a los pacientes. En estos casos es importante:

*desaconsejar la automedicación y en caso de tener que dispensar algún antipirético y analgésico este debe ser paracetamol (ya que ya que otros medicamentos como aspirinas o ibuprofeno pueden agravar la hemorragia asociada con algunas de estas infecciones, por sus efectos anticoagulantes).  También se desaconsejan las inyecciones intramusculares.

*informar respecto al uso adecuado de repelentes (se recomiendan los que contienen dietiltoluamida en concentraciones del 30 al 35 %, debe aplicarse durante el día en las zonas de la piel no cubiertas por la ropa, respetando la duración del efecto del repelente según la concentración, entre otros)

*Otras recomendaciones: uso mosquitero en las habitaciones o tules en las cunas de los niños, buscar en el domicilio posibles criaderos de mosquitos y destruirlos, usar ropa de colores claros.

Queremos puntualizar finalmente que la infección de dengue genera inmunidad de larga duración contra el serotipo específico del virus que causó la primer infección, sin embargo no protege contra otros serotipos (hay 4 serotipo del virus)  y posteriormente esto es lo que puede dar lugar a la forma de dengue hemorrágico si es contraída por segunda vez.  En este caso  se recomienda un tratamiento con vacunación que si bien aún no está disponible en la Argentina,  sí lo está en países limítrofes, en las personas diagnosticadas mediante laboratorio)

Sarampión, el erradicado que vuelve

El sarampión también es una enfermedad infecciosa que se transmite por contacto directo o por gotitas infectadas provenientes de alguien enfermo. En nuestro país en 1999 se logró erradicar la circulación endémica del virus, pero sin embargo desde hace meses se reportan casos en personas de diferentes edades. Cabe destacar que 1 persona con sarampión puede contagiar a 15 y que es una enfermedad grave que puede producir la muerte o generar secuelas graves (sordera, neumonía, panencefalitis esclerosante subaguda, entre otros).

El período de incubación de la enfermedad es de aproximadamente 4-12 días (durante los cuales no hay síntomas). El primer síntoma suele ser la aparición de fiebre alta (por lo menos tres días), tos, nariz moqueante y conjuntivitis. Otro síntoma es el exantema que aparece tres o cuatro días después de comenzar la fiebre, es una erupción cutánea de color rojizo que desaparece al presionar con el dedo. Aparecen primero detrás de las orejas, se extiende luego progresivamente a la frente, mejillas, cuello, pecho, espalda, extremidades superiores, abdomen y, por último, a las extremidades inferiores.

No existe terapia específica para el tratamiento de la enfermedad, sin embargo, se puede prevenir mediante la administración de la vacuna contra el sarampión. Una de las recomendaciones más importantes que podemos hacer como farmacéuticos a nuestros pacientes es el cumplimiento efectivo del calendario de vacunación. Ante síntomas desaconsejar la automedicación y recomendar la consulta médica. Es importante que tengamos al menos 2 dosis de vacuna antisarampionosa o triple viral administradas a lo largo de nuestras vidas.

Relacionadas
21 de julio de 2020
La cuarentena no nos para: gestión en el CFLP en tiempos de pandemia
18 de junio de 2020
Bajo una nueva modalidad, se viene otra edición de las Jornadas de...
11 de junio de 2020
La receta médica digital genera mucha controversia entre los...
25 de mayo de 2020
Barbijo rojo: una campaña contra la violencia de género durante la...
14 de mayo de 2020
Coronavirus, herramientas tecnológicas y farmacias: nuevos recursos a...
27 de abril de 2020
Farmacéuticos en tiempos de Coronavirus
16 de abril de 2020
Pedido internacional para que se apoye a los farmacéuticos en la...
04 de abril de 2020
Campaña de vacunación antigripal de PAMI 2020: novedades, protocolo...
25 de marzo de 2020
Coronavirus: la comunidad farmacéutica de pie frente a la emergencia...
06 de marzo de 2020
FARMACIAS CON HISTORIA - Puriccelli: la Farmacia de las 3 esquinas y 3...

Deja un comentario