Farmacéuticos en tiempos de Coronavirus

27 de abril de 2020

La llegada del virus COVID-19 trajo consigo una gran cantidad de cambios de hábitos en nuestra cotidianeidad y modificó por completo los modos en que desarrollamos nuestros trabajos. En esta ocasión contactamos a un grupo de Farmacéuticos para que nos cuenten su experiencia en estos días tan atípicos que nos toca transitar.

“Como Farmacéuticos hospitalarios, esta epidemia nos encuentra a contramarcha porque como integrantes del sistema de salud pública venimos trabajando hace unos años con un presupuesto reducido y eso nos lleva a tener que administrar los insumos. A pesar de eso, seguimos posicionados con mucha responsabilidad y vocación de servicio”, comienza relatando Mara Romero, Jefa del Servicio de Farmacias del Hospital Gutiérrez de La Plata y recién nombrada Directora del Hospital.

“En el Hospital, el pilar fue organizarnos entre las áreas, formamos un comité de crisis donde participamos los diferentes servicios y armamos protocolos donde por ejemplo se organizó la circulación para la atención de pacientes con sospecha de coronavirus”, continúa, al tiempo que agrega, “en la Farmacia trabajamos con rotación horaria, para preservar a los colegas, que tengan días de descanso y que no estén expuestos a diario al riesgo de contagio en medio de esta Pandemia”.

Nos protegemos atendiendo con barbijo, implementamos el envío de recetas por mail para disminuir el contacto con el papel. Después de cada atención y preparación de pedidos hacemos lavado de manos sistemático y desinfectamos las superficies de contacto con solución de hipoclorito de sodio. También redujimos la circulación de gente dentro de la Farmacia y pusimos cartelería para que los pacientes sepan cómo acercarse al sector”, detalla Mara.

“Obviamente hay miedo, pero es lógico porque lo que se ve en el resto del mundo es dramático y por eso desde nuestro lugar siempre tratamos de contener. También, desde mi rol, trato de concientizar a los compañeros a ser solidarios en cuanto a los cuidados. Pienso que lo que me deja a mí esta pandemia es el compromiso de seguir trabajando en función de los pacientes y el compromiso de apoyar la salud pública”, finaliza.

Por otra parte, también dialogamos con Lucía Hervera, Farmacéutica de planta en el área de farmacia clínica del Hospital de Niños de La Plata.  “En el Hospital desde el primer momento se divulgó mucha información. Tuvimos una conferencia con la Infectologa González Ayala para comunicarnos a todo el personal sobre cómo se esperaba que llegara esta pandemia al país. Es decir que la Dirección se propuso combatir el miedo con mucha información clara”.

“También se organizó a qué lugares iban a ir los pacientes, se abrió una sala nueva para recibir los casos sospechosos y, en otras dos salas y en la terapia intensiva se asignaron habitaciones para los casos confirmados”, cuenta mientras asegura que no tiene miedo. “Creo que las familias de las personas que trabajamos en el Hospital tienen más temor porque saben que estamos expuestos. Pero la realidad es que si tomamos todos los recaudos, los riesgos disminuyen mucho y no deberíamos contagiarnos incluso trabajando en un Hospital”.

“En la Farmacia se reforzó la higiene de manos y trabajamos con barbijo, máscara y gafas. La ropa que usamos en el Hospital queda en acá, es decir que nos cambiamos al ingresar y al salir. Desinfectamos todo con la solución correspondiente de lavandina o alcohol. También acomodamos los horarios para disminuir la cantidad de colegas y poder tener distancia entre nosotros. Se restringió el acceso de personal que no sea propio de la Farmacia. Además ampliamos el horario de atención de los pacientes ambulatorios y en los casos que la prescripción médica lo habilite dispensamos medicamentos por un periodo mayor de tiempo”, describe Lucía.

Al ser consultada sobre su visión sobre el contexto que estamos atravesando, plantea que “de esta situación vamos a salir fortalecidos. Por ejemplo hay un montón de hábitos que se incorporan y que como trabajadores de la salud es fundamental mantener. Nosotros estamos trabajando muy unidos y de manera positiva para no caer en el miedo, que no ayuda«.

¿Qué pasa en la farmacia oficinal?

“En la Farmacia los primeros recaudos que tomamos fue poner distancia, dejando entrar sólo tres personas. Delimitamos los espacios y pusimos carteles para que la gente sepa cómo manejarse” explican Malena Gómez y Dolores Soto propietarias de la Farmacia Nueva Scasso, ubicada en calle 3 entre 62 y 63.

“La campaña de vacunación antigripal nos sumó muchas tareas, sobre todo informando las medidas de seguridad que se debían tomar. También contar con poco stock de insumos básicos con precio elevados nos llevaba a estar explicando que nosotros no somos formadores de precios y eso es algo que la gente no entiende. Costó mucho que los pacientes respeten las normas y continuamente pedíamos por favor que se cuiden y nos cuiden” cuentan, al tiempo que añaden “trabajar en este contexto, es una preocupación constante porque debemos tomar muchos recaudos y en cada atención, tenemos que llevar tranquilidad a los pacientes”.

“Nosotras, como medidas de precaución siempre atendemos con barbijo o con la máscara, nos lavamos las manos o usamos alcohol en gel cada vez que dispensamos. Además, desinfectamos mostradores, pisos, computadora, posnet, lapicera, abrochadora, todo lo que manipulamos al atender”, enumeran Malena y Dolores. “Y cuando llegamos a casa nos sacamos la ropa y limpiamos los elementos que traemos. La verdad que hay un miedo presente de que te contagien o contagiar a alguien sobre todo cuando se vuelve a estar con la familia”, reflexionan.

También se suman Antonio y Diego Notte propietarios de la Farmacia Notte, ubicada en 4 y 79 (Villa Elvira) quienes expresan que “en la Farmacia seguimos atendiendo normalmente, pero tomando los recaudos que amerita la situación. Tenemos alcohol en gel disponible para los pacientes, hacemos entrar dos personas al salón y les pedimos que respeten la distancia. Además desinfectamos continuamente el piso, el blindex y el mostrador donde adicionamos un suplemento para que el cliente esté alejado más de un metro de nosotros. Por supuesto atendemos con barbijo y nos higienizamos las manos constantemente”.

En el barrio esta situación se está tomando con mucho respeto, no hay mucha circulación de gente en la calle y quienes salen, lo hacen con barbijo o tapaboca y han tomado conciencia muy rápidamente de lo que está pasando y de la gravedad de la situación” afirman, al tiempo que aseguran sentirse muy “orgullosos de poder cumplir con el rol sanitario que tenemos como Farmacéuticos y más en estos momentos. No tenemos miedo, pero sí respeto a esta situación que estamos atravesando”.

Relacionadas
21 de julio de 2020
La cuarentena no nos para: gestión en el CFLP en tiempos de pandemia
18 de junio de 2020
Bajo una nueva modalidad, se viene otra edición de las Jornadas de...
11 de junio de 2020
La receta médica digital genera mucha controversia entre los...
25 de mayo de 2020
Barbijo rojo: una campaña contra la violencia de género durante la...
14 de mayo de 2020
Coronavirus, herramientas tecnológicas y farmacias: nuevos recursos a...
16 de abril de 2020
Pedido internacional para que se apoye a los farmacéuticos en la...
04 de abril de 2020
Campaña de vacunación antigripal de PAMI 2020: novedades, protocolo...
25 de marzo de 2020
Coronavirus: la comunidad farmacéutica de pie frente a la emergencia...
13 de marzo de 2020
Dengue, Sarampión y actualización profesional
06 de marzo de 2020
FARMACIAS CON HISTORIA - Puriccelli: la Farmacia de las 3 esquinas y 3...

Deja un comentario